viernes, 24 de junio de 2011

Se cierra por vacaciones



Me voy de vacaciones y aunque no dejaré la actividad del todo,  esto implica que voy a desconectar durante un tiempo del trabajo e internet y dedicarme a disfrutar de mi familia y amigos.

Como he dicho, me llevo el portatil e intentaré, al menos, visitaros y dejaros algún comentario con el fin de no perder comba en el mundo bloguero.

Os deseo a todos un feliz verano y espero volver pronto.

Un abrazo.
                                 
                       Jorge

jueves, 23 de junio de 2011

Rape a la gallega


Como el rape en la pecera me estaba causando problemas, he decidido hacerlo ya y así evitar discutir con mi mujer.

El caso es que, como su nombre indica, el rape era rape-ro; se había colocado una gorra (del revés) en ese cabezón que tiene, y de vez en cuando, se marcaba un “rap”.  Imaginaros a ese pez tan feo, con la gorra puesta, bailando en la pecera y salpicando agua por todo el salón. Claro, mi mujer se cabreaba y con razón.

Así que visto lo visto y aunque yo me estaba encariñando con él, porque silbaba por las mañanas, silbaba ronco, pero silbaba,  he resuelto hacerlo a la gallega, que suele quedar muy rico.

Ahí va mi receta:

Rape a la gallega

Ingredientes:
  • 1 Kg. de rape.
  • 1/2 kg. de patatas.
  • 1 cebolla.
  • 1 pimiento verde.
  • 2 diente de ajo fileteados.
  • 3 huevos cocidos.
  • Aceite, laurel sal y ajada.
Para la ajada
  • 1/4 de litro de aceite
  • 4 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • Pimentón dulce (yo puse media cucharada)
  • Vinagre

Elaboración:

1).- Una vez cortado el rape en rodajas, lo sazonamos y mantenemos en adobo con los ajos fileteados y un chorretón de aceite, durante media hora.

2).- En una cazuela con agua salada, la cebolla, el pimiento verde y el laurel, cocemos las patatas, cortadas en rodajas.

3).- Un poco antes de que estén cocidas las patatas, echamos el rape con todo su adobo y dejamos hervir durante 8/10 minutos.

4).- Para hacer la ajada, ponemos en una sartén, el aceite con los ajos machacados y la hoja de laurel, dejamos que se doren y cuando estén dorados, retiramos del fuego, enfriamos un poco, y añadimos el pimentón y un chorrito de vinagre.

5).- El rape, junto con las patatas, los huevos cocidos y unos trocitos de cebolla, lo presentamos en una fuente, lo rociamos con la ajada, que es la característica  de este plato, y ya se puede servir.

Este rape es especial para mí, pues siempre me acordaré de él, por lo rico que estaba.

martes, 21 de junio de 2011

Rape, ni riéndote mejoras


Acabo de comprar un rape, lo tengo en una pecera y me estoy pensando como lo voy a hacer.

Hoy no voy a poner una  receta (pero si queréis ver una de mis preparaciones pinchar aqui) y mientras me pienso como lo voy a preparar, quiero que lo conozcáis y deciros que es el pez más feo que he visto,  al tiempo que el más irresistible, pues nos gusta a casi todos.

Aunque su nombre científico es lophius piscatorius, vulgarmente se le conoce más como rape (no confundir con Rappel, aunque sean parecidos) y también por otros nombres como pixín (en Asturias), pez sapo o pejesapo, etc. etc.

El rape es un pescado blanco que contiene proteínas  de alto valor biológico y a pesar de su aspecto poco agraciado, presenta una carne compacta y muy sabrosa que recuerda a la de los mariscos. De hecho, en restaurantes con pocos escrupulosos, lo han vendido haciéndolo pasar por langosta.

Como se engloba dentro del grupo de los pescados blancos,  su contenido en grasa es mínimo y por eso si se cocina de manera  suave, es ideal para dietas de control de peso, o en caso de trastornos digestivos.

Se puede preparar de infinidad de maneras y todas muy recomendables, pero quizás por mi origen gallego, a mí particularmente me gusta mucho en caldeirada, de hecho aún recuerdo la última que tomamos en un "chiringo" gallego, al que nos llevaron unos amigos, y que sin ser estrella Michelin, su preparación (especialidad de la casa) fue impresionante.

 

En fin, que ya no me alargo más, pensaré que hago con el rape, que lo tengo en la pecera y mientras le iré alimentando con mijo o alpiste.

lunes, 20 de junio de 2011

Ensalada de pimientos asados, con ventresca de bonito y huevo


En verano o en invierno, cruda o cocida, como entrante o como plato principal: ¡la ensalada nos ofrece muchas posibilidades!

Cuando se trata de ensaladas, mientras nos guste, y el bolsillo nos lo permita, todo se puede mezclar. Hasta incluso se pueden hacer con Chorija.

Yo hoy os voy a presentar una de pimientos asados, con ventresca de bonito y huevo, que espero os
guste.


Ensalada de pimientos asados con ventresca de bonito y huevo 


Ingredientes:
  • Pimientos asados y aliñados con ajo, sal, vinagre y aceite.
  • Una lata de ventresca de bonito
  • Un huevo cocido
  • Unas alcaparras, aceite, sal,  pimienta y cebolleta cortada muy fina.

Elaboración:


1).- Una vez asados lo pimientos, se limpian de pieles, se cortan en tiras  y se aliñan con ajo, sal aceite y vinagre.

2).- Ahora montamos la ensalada poniendo una cama de pimientos, encima una lascas de ventresca de bonito y el huevo cocido, pardito a la mitad.

3).- Espolvoreamos con unas alcaparras y la cebolleta, cortada muy fina.

4).- Salpimentamos, si fuera necesario y echamos un chorrito de aceite por encima.

Más fácil no puede ser, lo único que es más laborioso es asar los pimientos, pero nosotros hacemos en cantidad y los envasamos en botes, por lo que casi siempre tenemos.